Identificación de las aguas residuales domésticas

Las aguas residuales domésticas, también llamadas negras o fecales, son las procedentes de viviendas y núcleos de población, generadas por las personas. Se caracterizan por tener un alto contenido de materia orgánica biodegradable y como mejor se tratan es mediante una depuradora biológica. El efluente depurado puede ser infiltrado al terreno, vertido a cauces naturales, o aprovechado para riego. El medio receptor determina el sistema de depuración más adecuado para conseguir los parámetros necesarios.

Sistemas de depuración de aguas residuales domésticas

La depuración biológica es un proceso natural por el que unos microorganismos, principalmente bacterias, degradan la materia orgánica contenida en las aguas a tratar, reduciéndose de esta forma la demanda bioquímica de oxígeno y la contaminación. Mediante los equipos de depuración se procura favorecer la actividad de diferentes microorganismos que degradan la materia orgánica, provocando una mineralización de la misma y la emanación de gases. La materia sólida mineralizada se deposita en el fondo formando un fango y se extrae periódicamente, mientras los gases son liberados al exterior mediante el sistema de ventilación.

Las depuradoras de aguas residuales biológicas están diseñadas para optimizar las condiciones en las que se realiza la digestión bacteriana de los residuos a tratar, acelerando el proceso con objeto de conseguir el máximo grado de depuración. La depuración biológica puede ser de tipo anaerobia, sin presencia de oxígeno, o aerobia, con aporte exterior de oxígeno.Para tamaños de 4 a 2.000 personas lo más recomendable es instalar equipos compactos prefabricados, que permiten conseguir la calidad requerida con inversión y coste de mantenimiento muy bajos.

Depuración de aguas residuales en una vivienda

Depuración de aguas residuales en una vivienda

El tipo de depuración más adecuado para el tratamiento de aguas residuales fecales es la depuración biológica, ya que las aguas tienen un alto contenido en materia orgánica.

Fosa Séptica

El elemento básico en la depuración biológica de aguas residuales domésticas es la fosa séptica, también llamada decantador o digestor. Permite que se produzca la descomposición de la materia orgánica e inorgánica en ausencia de oxígeno molecular. Debe estar compuesta al menos por dos cámaras. En la primera se aminora la velocidad de entrada de las aguas residuales, lo que favorece la decantación y sedimentación de los sólidos.
La fosa séptica permite disminuir la carga contaminante con un grado de depuración máximo del 35 % de reducción de la DBO5.

Una fosa séptica puede ser adecuada si el efluente se filtra al terreno, o como etapa previa a una depuradora.


Depuradora de lecho bacteriano

A la fosa séptica se le añade un filtro biológico o percolador que favorece el proceso de oxidación aerobia o tratamiento de cultivo fijo por lecho bacteriano. Se utiliza para eliminar la materia orgánica que se encuentra en el agua residual. Contiene un material soporte sintético con una superficie efectiva muy alta. Las bacterias y otros microorganismos aerobios se fijan sobre este soporte, desarrollando una película biológica. Estas bacterias viven en un medio rico en oxígeno, y degradan la materia orgánica por oxidación.
La depuradora de lecho bacteriano permite disminuir la carga contaminante con un grado de depuración máximo del 80 % de reducción de la DBO5.

Depuradora por oxidación total

En este tipo de depuradora biológica se realiza un aporte externo de oxígeno que permite aumentar la actividad bacteriana y la oxidación de las partículas orgánicas. Están constituidas por un reactor de aireación y un decantador secundario o clarificador.
La aireación puede realizarse mediante la inyección de aire por medio de una turbina o soplante externa y unos difusores internos, o mediante eyectores colocados en el interior. Los fangos activados depositados en el decantador secundario, que contienen una elevada concentración de microorganismos, deben recircularse parcialmente al reactor de aireación.
Una depuradora biológica de fangos activos permite disminuir la carga contaminante con un grado de depuración máximo del 97 % de reducción de la DBO5.

Depuradora SBR

Este tipo de depuradora funciona por el principio de fangos activos y tiene una sola cámara en la que se llevan a cabo de forma las fases de llenado, aireación, decantación y evacuación.
Con este sistema se consigue adicionalmente la reducción de nitrógeno. Además, permite reducir el coste y el espacio ocupado.Una depuradora biológica de fangos activos permite disminuir la carga contaminante con un grado de depuración máximo del 97 % de reducción de la DBO5.