Las aguas residuales son las que desechamos una vez utilizadas.

La calidad de estas aguas residuales procedentes de cualquier aplicación o proceso doméstico, industrial o agrícola se degrada. Cuando están demasiado contaminadas, no es posible  evacuarlas.

aguas residuales

Cuando ello ocurre, es preciso depurarlas hasta conseguir unos parámetros suficientes, de tal forma que el efluente tratado pueda ser evacuado o reutilizado.

Las aguas residuales urbanas pueden ser vertidas a la red de alcantarillado municipal directamente. Las industriales pueden requerir un tratamiento previo. Si no hay acceso a un colector de saneamiento, es imprescindible depurar todas las aguas residuales. La depuración de las aguas residuales es imprescindible para:

  • Cumplir la normativa vigente
  • Preservar el medio ambiente
  • Proteger la salud de personas, fauna y flora
  • Aprovechar los recursos de agua

 

Según la Ley de Aguas, RDL 1/2001, “se considerarán vertidos los que se realicen en las aguas continentales, así como en el resto del dominio público hidráulico, cualquiera que sea el procedimiento o técnica utilizada. Queda prohibido, con carácter general, el vertido directo o indirecto de aguas y de productos residuales susceptibles de contaminar las aguas continentales, salvo que se cuente con la previa autorización administrativa.

La autorización de vertido tendrá como objeto la consecución del buen estado ecológico de las aguas, que se determina a partir de indicadores de calidad biológica, físico-químicos e hidromorfológicos“.

aguas residuales

Depuración de aguas residuales

 

Cualquier agua residual puede ser depurada, sea cual sea su origen. Para ello hay que determinar la calidad de estas aguas, y los parámetros autorizados para su evacuación. En función de los parámetros del agua residual a tratar, y del destino del efluente depurado, NATUREMA le ayudará a determinar la mejor solución.

Para cumplir la normativa y evitar la imposición de sanciones, debe asegurarse de que las aguas residuales que evacue no sean contaminantes. Contacte con NATUREMA y le ayudaremos.

En función del tipo y procedencia de las aguas residuales, se deben aplicar diferentes métodos de tratamiento. NATUREMA dispone de equipos y tecnología que permite ofrecer soluciones aplicables a cada tipo de vertido. Los tratamientos pueden ser de tipo físico, químico, físico-químico o biológico. Para cada caso se elige el proceso 0o combinación de procesos, que permita conseguir, de la forma más económica y segura, un efluente con calidad suficiente para ser evacuado, vertido o reutilizado para riego u otras aplicaciones.